50 sombras más obscuras: 50 veces más aburrida
9 febrero, 2017
Saul Montoro (68 articles)
0 comments
Share

50 sombras más obscuras: 50 veces más aburrida

El cine es un arte que debe ser disfrutado por todo tipo de espectador. Desde aquel que se conforma con sólo pasar un rato agradable hasta el que sobre-dimensiona las escenas más comunes buscando descubrir las verdades en planos astrales que sobrepasan el entender humano.

Para que esto suceda, debe haber películas que cumplan ambos extremos o que, en el mejor y más afortunado de los casos, combine lo mejor de ambas partes para que el espectador tenga una experiencia superior a lo que esperaba.

Lo más común, por desgracia, es el opuesto a esto último y este es el caso de la película 50 SOMBRAS MÁS OBSCURAS que deberé desperdiciar palabras en un producto que no da para mucho. Lo único que la ampara como película es que el mismo libro no tiene mucho de donde tomar debido a que es el más flojo de toda la saga del personaje que desata fantasías sexuales entre las mujeres burócratas mal encaradas de cualquier oficina de gobierno.

¿QUIERES IR A MI CUARTO SECRETO?

Desde el principio de la película descubrimos que lo que vamos a ver en pantalla no es sino más de lo mismo pero con la desventaja que, a diferencia de la primera película donde la inmensa mayoría (que no leyó el libro) no sabia lo que iba a ver, ya conocemos a los personajes y sus perfiles.

Por lo mismo, las escenas de sexo ligero son más frecuentes y repletas de lugares comunes que emocionan, sin duda alguna, a aquellas personas que tienen severos problemas tanto de imaginación en la cama como de parejas aburridas que ya no muestran el más mínimo interés en conquistar al otro.

Esto es lo triste de esta saga de películas, que cubre un hueco en muchas personas frustradas con su vida amorosa. Por lo mismo, pueden presentar algo en pantalla medianamente sexual y romántico con la más baja calidad argumental y de actuación y desde luego que tendrá éxito. A la primera parte se le acuso de ser ligera para la forma en que se venía hablando de ella; a esta se le puede acusar de simplona y de no dar el siguiente paso tan cacareado en la publicidad que se le maneja que, por cierto, no es tan agresiva como la de su predecesora.

La cámara es no tiene vida propia, el guión es simplón, las actuaciones son planas, la música es forzada y las secuencias “dramáticas” están metidas a fuerza y no aportan nada a la trama… ¡esperen!… ¿Cuál trama? Me perdí en el análisis.

NO HAY TRAMA, la película está armada a partir de encuentros, sexo oral moralista, reclamos, sexo oral moralista, berrinches, sexo oral moralista y así se van las casi dos horas de no ocurrir absolutamente nada en pantalla.

EN RESUMEN
El boleto del cine es muy caro como para desperdiciarlo en entrar a ver esta película.

A menos ¡Claro! que te haya apasionado (sic) la primera y hayas sentido tu eras a quién Grey seducía en lugar de la tal Anastasia Steel (nombre que ni al mismo Corin Tellado se le hubiera ocurrido) que resulta aún más sosa y sin atractivo sexual que en la primera, entonces esta película es para ti.

Nada más te recuerdo que al regresar a casa te meterás a dormir a la cama con ese que no es Grey. Y la película no te regresa el dinero por la frustración en la vida real.

 

 

Saul Montoro

Saul Montoro

Analista de cine con 18 años de experiencia. Ha dado talleres de apreciación cinematográfica y de crítica de cine así como conferencias y diplomados de cine mexicano. Ha participado como articulista en revistas como Cinemania, Cine Premiere, Somos, Quo y Conozca Más. Trabajó en Lucasfilm como editor de la revista Universo Star Wars en México. Actualmente es el crítico de cine del noticiero 1ra emisión MVS del 102.5 fm y colabora en varias páginas de cine con su columna Formato Casero especializada en Bluray y DVD.

Comentários en Facebook