Entre sudor, empujones, alegría y odas al amor HIM se despide para siempre de México
1 noviembre, 2017
Jorge Piedra (53 articles)
0 comments
Share

Entre sudor, empujones, alegría y odas al amor HIM se despide para siempre de México

El 31 de octubre es una fecha especial para todos pues es la celebración de Halloween, pero para los fanáticos de HIM era una fecha aún más importante pues fue la ocasión para despedir a la banda que marcó la adolescencia de muchos.

Antes de siquiera empezar el concierto ya se notaba la dedicación de algunos fans que hasta durmieron fuera del Pepsi Center desde un día antes para apartar lugar, muchos otros llegaron desde la madrugada, pero todos mostraron estar dispuestos a entregar todo de sí mismos en esta última oportunidad para decir adiós.

Aproximadamente a las 7pm abrieron las puertas del recinto, después de todo un día haciendo filas con toda la emoción, cansancio, y deseos de cantar junto a Valo (vocalista de HIM) y compañía.

La primera banda en presentarse para ir calentando motores fue Cerberus que los fans recibieron con toda la actitud de pasarla bien. Desde esta banda el público se mostró bastante intenso empujando para intentar estar cerca del escenario, comportamiento que se fue acrecentando conforme iba llegando la hora estelar.

Los siguientes en presentarse fue la banda estadounidense CKY, quienes están conectados con los finlandeses gracias a que su bateriesta Jess es hermano de Bam Margera, gran amigo de Valo y la agrupación. Fue la primera vez que pisaban tierra azteca y no dejaban de parecer sorprendidos y felices ante la reacción de la gente, que a pesar de no estar muy familiarizados con la música de ellos aun así gritaban y saltaban apoyándolos.

Por fin el momento llegó y Ville, Burton, Migue, Linde y Kosmo pisaron el escenario, momento en que todos los fans se dejaron llevar por la emoción y empujaron de todas direcciones, aún no empezaban a tocar y ya se dificultaba respirar en ese ambiente. También Ville se notaba serio al principio de la presentación quizás por temor a que todo se descontrolara, cosa que afortunadamente no pasó y terminó desenvolviéndose más conforme el concierto avanzaba.

El bang and whimper tour comenzó abriendo con la icónica Buried Alive By Love, que es de las canciones más rockeras de su repertorio, demostrando que este concierto no sería un evento triste sino para celebrar todo el legado de HIM. Tocaron canciones no muy usuales como Heartache Every Moment, The Sacrament y Gone With The Sin; pasaron por los temas más recientes como Heartkiller y Tears On Tape; y no pudieron faltar los clásicos como Soul On Fire, In Joy And Sorrow y The Funeral Of Hearts. En el encore tocaron Pretending, Razorblade Kiss y por último se despidieron del escenario con Rebel Yell (cover de Billy Idol), canción perfecta para culminar todo lo que HIM fue.

Se puede decir mucho de su pasó por México, estuvieron los fans de ocasión que sólo querían gritar “Bil te amo”; los que sólo se quieren quejar de todo diciendo que la banda quedo a deber pues esperaban un gran y emotivo espectáculo; y los fanáticos que fueron a divertirse y despedirse de la banda que les dio muchos momentos de alegría, comprensión y llanto. HIM nunca fue una banda que aspirara a complacer a los demás, de ahí viene su famoso “Love Metal” no queriendo encasillarse en un género musical y una pequeña burla a los “true metaleros”, nunca les importaron las críticas diciendo que no eran rock o metal o que sus seguidores sólo eran niñas y adolescentes, siempre fue acerca de la música y cantar acerca del tema que les parecía más importante, el amor.

El 31 de octubre HIM dio todo eso que siempre lo caracterizó, no tenían una gran escenografía, no dieron discursos lacrimógenos ni hicieron una especial distinción de que somos el mejor público. Lo que sí hicieron fue tocar como siempre lo hicieron, Linde se lució con todos sus solos de guitarra, Burton siempre tan serio pero magistral en los teclados, Migue con una gran presencia en el bajo, Kosmo que a pesar de llevar poco en la banda da todo en la batería y se siente como si siempre estuvo ahí, y por supuesto Ville siempre sonriente y provocativo encantando a todos con su voz de barítono. Hasta el final siempre fueron fieles a sí mismos, sólo eran unos amigos que se divertían tocando juntos y querían cantarle al amor, y eso entregaron en México.

Hasta siempre His Infernal Majesty.

Jorge Piedra

Jorge Piedra

Comentários en Facebook